Pepe Rodríguez -
Pepe Rodríguez -

Pepe Rodríguez

En la sencillez se encuentra la grandeza.

Pepe Rodríguez Rey es un cocinero de largo recorrido, que a través del restaurante familiar “El Bohío”, en Toledo, muestra una cocina mediterránea anclada en el recetario tradicional manchego, las técnicas modernas y la elegancia de sus presentaciones. Formado con grandes maestros de la cocina, sobre todo, con Martín Berasategui, a quien considera su mentor, Rodríguez cuenta en “El Bohío” con 3 soles de la Guía Repsol 2014 y una estrella Michelin desde 1999. En 2010 fue galardonado con el Premio Nacional de Gastronomía y ese mismo año fundó, junto a su hermano, el restaurante La casa de Carmen (Olías del Rey, Toledo), que en 2013 también consiguió una estrella Michelin.

Desde 2013 Pepe es conocido por formar parte del jurado en todas las modalidades del popular concurso televisivo MasterChef España. Apasionado de la cocina mediterránea, de la elegancia de los platos y fiel seguidor de las técnicas modernas, Pepe no deja escapar ninguna oportunidad para disfrutar de lo que más le gusta y por ello, en 2017 ha sido protagonista de la primera cata maridada con arte y cocina de España.

Cómo encontré Ibiza...

Llevo viajando a la isla hará seis años y cada vez que tengo una excusa para venir no me lo pienso dos veces. Podría venir cada semana solo para desconectar y comer tan bueno y tan rico como se come aquí. Me gusta el lado picantón que tiene Ibiza, esa cara natural y alocada a la vez. En Ibiza resulta muy fácil ser feliz y encontrar lo que buscas. 


Alguna de sus mil caras...

Por defecto todos mis viajes son gastronómicos y la isla se ha convertido en mi pequeño refugio donde he encontrado un lugar donde disfrutar de todos los placeres. Ibiza es la isla donde mejor he comido. Me parece memorable la manera de cocinar, de vivir la cultura de la dieta mediterránea, de disfrutar del sabor a mar… No podría describir con palabras lo bien que me lo paso viajando aquí. Me gusta tanto salir a cenar y disfrutar del famoso espectáculo de la isla, como comer en sus playas paradisiacas, llenas de belleza y  naturales. Me parece espectacular poder tener varios ambientes en una isla tan pequeña. 


Un lujo en la isla...

Sin duda sentarme en uno de esos encantadores restaurantes que están pegaditos a las calas, y escuchar el silencio mientras degusto un típico bullits de peix, una fideuá o un buen arroz. ¡Me encanta!


Mi momento preferido...

Me gusta mucho disfrutar de las dos caras de la isla, del lío y el sarao que se organizan y de la paz y tranquilidad que reside. Me daría mucha pena no conocer ninguna de las dos facetas, sobre todo esta última que mucha gente desconoce. 

Desde lejos un recuerdo...

Siempre me acuerdo de su sencillez, de ese lado salvaje y poco sofisticado que todo el mundo buscamos y solo aquí he encontrado, tanto en la cocina como en la calle. Ibiza me transmite una filosofía muy optimista de la vida y además es una fuente de inspiración inagotable. 


La magia de Ibiza...

A mi Ibiza me despierta muchas cosas, aviva todos mis sentidos y me demuestra que la magia reside en la tradición, en lo rústica que sigue siendo la isla (por mucho que algunos se nieguen a creerlo). Hay un punto mar a dentro, mundanal, una sencillez, una humildad y un arte vivo que me vuelve loco. 


A mis amigos les digo...

Mis amigos saben que no repetiría un viaje si no fuera porque me vuelve loco su gastronomía. De hecho, ni yo mismo me atrevería a competir con los restaurantes o chefs de aquí. Me parece honorable la vida de la isla, cómo después de siglos se siguen manteniendo las mismas recetas y se sigue disfrutando de las cosas más básicas.