José A. Gandía-Blasco  -
José A. Gandía-Blasco  -
José A. Gandía-Blasco  -
José A. Gandía-Blasco  -
José A. Gandía-Blasco  -
José A. Gandía-Blasco  -

José A. Gandía-Blasco

Ibiza, esencias de la identidad mediterránea.

José Antonio Gandía-Blasco Canales nace en Ontinyent, Valencia. Tras cursar estudios de Derecho en la Univ. de Valencia, entra a trabajar en la empresa familiar, dedicada a la fabricación de productos textiles, de la cual es propietario desde 1999, siendo hoy un referente internacional en su ámbito.

La construcción de su residencia estival en Ibiza en 1996 y la necesidad de amueblar la casa con un mobiliario de exterior coherente con el concepto arquitectónico, provoca la primera aproximación de José Antonio al diseño de muebles: En 1994 viajé con la intención de encontrar un sitio donde construir mi casa. Finalmente descubrí Na Xemena y pensé, ya está, no necesito ver más. Edifiqué la casa y luego los muebles para las terrazas. Nunca pensé que esos muebles serían tan importantes como para suponer la reinvención de la empresa familiar Gandía-Blasco.

Esa pasión por Ibiza daba sus frutos en forma de una colección de muebles que se bautizó como “Na Xemena” y que hoy en día es conocida en todo el mundo. El espíritu y la magia de la isla se reflejan en sus líneas y en su blanco característico expresando su identidad y la mía propia.

 

Como encontré Ibiza...

Visité por primera vez Ibiza en 1973 y la conocí tal vez de la forma más atractiva posible, salimos desde Jávea en el barco de unos amigos y dimos la vuelta a la isla. Me fascinó. Estuvimos en Pachá y descubrí un nuevo mundo que me deslumbró por su gente especial, cosmopolita, muy libre y despreocupada.  Siempre recordaré aquella imagen y como me dije a mí mismo: este es mi sitio. Con Ibiza tengo una relación de idilio eterno, vivo prácticamente media semana allí en Ca Na Xemena.

Alguna de sus mil caras...

Sus campos, sus muros de piedra seca, su arquitectura, sus calas y su gastronomía sencilla, porque yo no soy muy de fiestas.

Un lujo en la isla...

Pasear por sus campos, comer pescado en alguna de sus calas escondidas, ver las puestas de sol de Ca Na Xemena, cenar en algún restaurante perdido por la isla, o visitar las ruinas de antiguas casas payesas.

Mi momento preferido...

El gran momento siempre las puestas de sol en Ca Na Xemena solo o con amigos tomando una copa. Lugar, los acantilados del norte de la isla.

Desde lejos, un recuerdo...

Echo de menos todo lo que es Ibiza en mi vida.

La magia de Ibiza...

Me resulta muy difícil definirla. Para mí, sobre todo, me resultan mágicos sus campos con esas casas de arquitectura maravillosa y sencilla, sus muros de piedra seca, sus fuentes recónditas y modestas y sus calas de aguas increíbles

A mis amigos les digo...

Siempre intento explicarles como yo la veo, pero la verdad es que no resulta fácil, Ibiza hay que sentirla y vivirla. Te enamoras sólo cuando la conoces.